Juan José Domenech pionero en tiendas de vinos y licores

Otra apuesta ganada para este empresario de alta trayectoria en el mundo de los negocios. El éxito llega con La Barrica, la primera boutique especializada en promover la cultura del vino para llevar a los consumidores a una atmósfera de sabores.

La empresa Crio Inversiones nació hace 14 años y desde entonces se dedica a la fabricación y distribución de alimentos congelados e importación de licores, espumantes y vinos.

En este último emprendimiento, Domenech detectó una oportunidad de negocios y no la dejó pasar, convirtiéndose en el pionero en abrir la primera boutique especializada en ese tipo de bebidas, cuya demanda ha crecido en el país.

La Barrica comenzó operaciones en el 2016, empresa hermana de Crío Inversiones y parte de los planes de expansión, distinguiéndose por su amplio portafolio de bebidas.

Al ser una tienda especializada en vinos y licores, la atención a los consumidores rompió con los protocolos tradicionales, ya que los clientes tienen la oportunidad de interactuar, no sólo con el personal, sino también con la tecnología.

Este concepto innovador y exclusivo revolucionó la venta clásica de vinos y licores, mientras los visitantes viven experiencias únicas al comprar y conocer de cerca sobre los productos a través de catas, capacitaciones y entrenamientos que brindan los asesores, capacitados en el mismo lugar.

Otro elemento distintivo es que la boutique es la aplicación tecnológica que Juan José Domenech ha puesto como sello personal. Aquí pueden consultar en una ‘sommelier’ digital (pantalla táctil) cuál vino pueden tomar, con qué alimentos los pueden combinar, en qué copa los pueden servir, y por supuesto, cuánto les costará el producto seleccionado.

Además, hay un dispensador “wine station”, que permite al consumidor comprar copas de más de 100 marcas en las categorías de whisky, vodkas, rones, mezcladores, vinos, champagnes, cavas, espumosos y vinos fortificados.

La ambientación de La Barrica deja en evidencia la elegancia y trayectoria empresarial de Domenech. El negocio incluye tres salones privados para realizar eventos, como: catas de vinos y licores, clases de cocina, mixología, catas de café, y degustación de jamones y aceites de oliva.

Dispone también de la zona Deli, conformada por un exquisito catálogo de quesos importados de marcas españoles e italianos como: Ibérico y Joselito, atrapando estratégicamente el paladar y la inversión de los clientes.

Para Domenech, la importación de vinos y la calidad es la clave indispensable para mantener los estándares y las bebidas es el fuerte de la empresa, sobre todo porque los salvadoreños han cambiado los hábitos de consumo y la demanda en este rubro es alta.

Según datos del Banco Central de Reserva (BCR), en 2015 el país importó 23 millones 986 mil dólares en vinos, mientras que de enero a junio del 2016, las importaciones de vino sobrepasaron los 8.4 millones de dólares.